sábado, 10 de enero de 2015

Soy islamófobo, ¿qué pasa?

Ahora, después de la que se ha montado en París con los de la revista satírica a los que han masacrado a sangre fría, hay dos tendencias "políticamente correctas". Por un lado, bajo el ya famoso mantra de "je suis Charlie", una repentina defensa de la libertad de expresión a la que todo dios se suma, hasta los que siempre han sido una panda de intolerantes que, en otras circunstancias (como tantas y tantas veces ha demostrado la historia) probablemente estarían, si no empuñando el fusil, sí aplaudiendo a los verdugos. Va en la línea de lo que dijo una vez un editorial de la revista El Jueves: "todos tenemos mucho sentido del humor hasta que los cojones que tocan son los nuestros".

Hergé ya lo sabía
La otra moda del momento es distinguir entre musulmanes "buenos" y "malos", entre los que se limitan a poner el culo en pompa para orar hacia La Meca (y luego, si se tercia, se toman un botellín) y los que son capaces de degollar a un periodista o suicidarse con un cinturón de explosivos en medio de un mercado en busca de sus 72 vírgenes prometidas. Pues mira, no. No hay distinción que valga. Integristas o no, todos creen en el islam, esa religión que justifica, entre otras lindezas, que la mujer sea poco más que un bulto sospechoso que haya que esconder bajo mil trapos, sólo útil para parir, o que a los delitos menores se les apliquen castigos corporales tan bestias como amputar manos o liarse a latigazos. El Corán es un libro malvado, producto de los delirios de un lunático que, entre otras cosas, se acostaba con niñas. Así que no tengo ningún problema ni miedo en proclamar abiertamente mi islamofobia.

Ya que estoy puesto, aprovecho y me declaro también cristianófobo. Católicos, protestantes, ortodoxos, coptos, lo mismo me da: todos han asesinado sin contemplaciones, han violado, han quemado vivos, han esclavizado, con la excusa de expandir un credo que decía que "amarás al prójimo como a ti mismo". Tienen el mismo poco respeto por la mujer, a la que desde el principio la ordenan callar en las iglesias y, hasta hace no mucho, cubrían de velos e imponían absurdas y salvajes normas sobre virginidad. Y de pederastia, casi mejor ni hablamos.

Por si fuera poco, en su Antiguo Testamento, pese a que uno de los Diez Mandamientos no deja lugar a dudas en que "no matarás", se describe a un Dios particularmente hijo de puta, que se carga él solo a más gente que doscientos diablos juntos. Venganzas, saqueos y toda clase de tropelías están a la orden del día. Como esa parte del credo coincide con la Torá de los rabinos, me viene de lujo para aprovechar y decirme judiófobo (que no antisemita, no es lo mismo). Basta echar un vistazo por la actual Palestina para comprobar las "buenas obras" que les lleva a hacer la doctrina de su Jehová.

Sumo y sigo: apunto a la lista hindúfobo, budistófobo, mormonófono y todos los etcéteras que te puedas imaginar, que cada una tiene lo suyo. A estas alturas de película imagino que intuirás por dónde van los tiros: no hay una religión, una sola, que haya hecho nada bueno por la Humanidad. Supuestamente nacieron para dar consuelo a la aparente necesidad humana de saber qué hay después de la muerte y quién creó el mundo, necesidades que ni existen realmente (nadie se lo plantea hasta que no le viene alguien de fuera con el cuento) ni las distintas fes son capaces de responder con eficacia demostrable. A cambio, amparándose en la voluntad todopoderosa del presunto Altísimo, incitan a la gente a cometer todo tipo de atrocidades. Por eso, deseo que se extingan todas las religiones, sin excepción. Y cuanto antes.

¿Te ofende todo esto? No te preocupes: ya se encargará tu deidad favorita de castigarme por hereje. Limítate a rezar y no toques los huevos.

6 comentarios:

  1. "qué hay después de la muerte y quién creó el mundo, necesidades que ni existen realmente (nadie se lo plantea hasta que no le viene alguien de fuera con el cuento)"
    Entiendo que con estos artículos tan ridículos y simplistas que escribes nunca te hayas preguntado algo así por ti mismo. Apuesto a que nunca te has cuestionado nada, a que nunca te has planteado nada que no viniera "desde fuera". Una lástima...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, señor Anónimo, bienvenido. Me alegra que te refieras a "estos artículos" en plural, porque significa que te has leído varios, no sólo este, lo que te permite tener una mínima base para formarte una opinión sobre mí y poder calificarlos de "ridículos y simplistas" con criterio. No me equivoco, ¿no? Por otra parte, intentaría replicar con algún razonamiento a tu comentario, pero no has dicho nada más allá de insultarme, así que me temo que no te puedo contestar. Gracias por tu visita.

      Eliminar
  2. tropeze por aqui por casualidad, y ya que me pides que opine, a eso voy. Pido perdon por las faltas de ortografia con antelación.

    primeramente, mi opinión respeto a lo que sucedió en charlie, es que uno siembra lo que recoje. Por una parte, tienen toda la libertad de expresión que brinda un pais como francia, para hacer satira de lo que quieran. estamos en el siglo XXI, y en parte deberiamos estar acostumbrados a que otros se rian de nosotros ya que nosotros hacemos lo mismo con ellos. Pero por otro lado, si un niño en el colegio se rie repetidas veces de otro por el color de su pelo, es mas que probable que este otro un dia se cabre y le pegue una buena ostia ( a quien no le ha pasado algo parecido en el colegio?). Creo que seria bueno que tanto unos como otros empezaramos a entender que nuestra libertad acaba donde empieza la del otro y que con respeto mutuo todos viviriamos mejor. pero estamos en un mundo en que defendemos y intentamos expandir nuestros derechos por encima de los otros, y ellos evidentemente intentan lo mismo. es un pez que se muerde la cola.

    por otra parte coincido en todo lo que has dicho menos todo lo que acava con fobia. soy agnostico. no se ni me importa si existe algun dios. si existe, me quemare en el infierno que sea ( por lo menos no pasare frio) y si no, me pudrire bajo tierra y se me comeran los gusanos. no cambiara nada en absoluto que sepa "la verdad", y no por eso tengo fobia a ningun tipo de religión. Coincido en ti en que la gran mayoria de religiones ( si no todas) se han construido sobre muertes, torturas, submisiónes etc.... igual que nuestras civilizaciónes, o no? hemos exterminado a otras etnias, invadido, masacrado. si, usando la excusa de un dios, pero todos sabemos que nunca fue por eso. el verdadero motivo siempre fue, ha sido, y sera el afan de poder y dinero (muchas veces viene a ser la misma cosa).

    coincido en que no existen musulmanes buenos ni malos. pero como todo lo demas, discrepo de tu opinión. no es algo gradual, no es blanco o negro. de la misma forma que un punk puede ser la mejor persona que puedas conocer jamas y una señora qualquiera que forme parte de lo que la sociedad tiende a llamar "normal" sea la persona mas odiosa y retorcida que te cruzes en tu vida. tener una moral buena o mala no tiene nada que ver con religión.

    Creo que intentas excusar tu islamofobia diciendo que odias las religiones en general, pero creo firmemente que no pones la misma expresión quando pasa un musulman con tunica por tu lado que una monja con su bata. incluso me atrevo a decir que con solo ver que esa persona que se te cruza es de etnia musulmana, ya te genera repulsión.

    llevo un rato dandole vueltas a como concluir esto, pero veo que es solo una enumeración de ideas que me han pasado por la cabeza al leer tu texto, asi que no creo que sea necessario concluir de forma elavorada o algo por el estilo.

    gracias por tu tiempo si leiste mi respuesta.

    -arek-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Arek, bienvenido. Efectivamente, si un niño en el colegio se mete con otro, es normal que ese otro le devuelva una hostia. Pero si este mismo episodio ocurre entre dos señores adultos, ya no es tan normal. Porque afortunadamente esos señores adultos, si todo ha ido como debería, habrán recibido una educación que les haya hecho comprender que no han de dejarse llevar por sus instintos agresivos, sino que las cosas hay que razonarlas y debatirlas, porque si todo el mundo recurre a la violencia el mundo se convierte en una jungla insoportable. Yo tengo el deber de respetar a las personas, a los individuos concretos (mientras no hagan nada por perder el respeto, que esa es otra: con la excusa del "respeto" se perpetran todo tipo de barbaridades), pero tengo todo el derecho del mundo a opinar lo que me parezca conveniente sobre sus ideas y creencias, moleste a quien moleste. No hay una sola opinión, ni una, que tenga el derecho de estar libre de críticas. Si tú (por poner un ejemplo, no es nada personal) crees que tus ideas son fantásticas y te fastidia que yo las critique, tienes dos opciones: o bien te curras una defensa de tu forma de pensar que logre convencerme (te aseguro que estaré dispuesto a escucharla), o bien te fastidias, porque los únicos límites a la libertad de expresión son las injurias y las calumnias. En eso se basa una sociedad libre. Y este concepto no es nada raro, se aplica a todos los ámbitos de la vida. Nadie pone el grito en el cielo porque, por ejemplo, un neoliberal le diga a un comunista que sus planteamientos en materia económica son absurdos, o viceversa. ¿Por qué razón las ideas religiosas iban a estar exentas de esta crítica? ¿Porque alguien se pueda ofender? Ese es problema suyo. Te cito a ti mismo: tienen toda la libertad de expresión que brinda un país como Francia.

      Por otra parte, cometes el error frecuente de considerar que una religión es sólo la parte teórica, lo que dice su correspondiente texto sagrado. Y no: el cristianismo es el mandamiento que dice "no matarás", pero también es el cura violando niños o el inquisidor ordenando la quema de brujas. El islam es el versículo del Corán que habla de paz y misericordia, pero también el cadí que ordena cortarle la mano al ladrón. Las religiones, todas, son (más o menos) buenas en la teoría, pero terriblemente dañinas en la práctica. Que también hay religiosos buenos, vale, pero a lo largo de la historia es indiscutible que las mayores barbaridades de todos los tiempos se han cometido al amparo de la "voluntad divina", sea por convencimiento real del ejecutor o como simple excusa. Eso significa, en el mejor de los casos, que la religión es incapaz de controlar sus propias incoherencias pese a contar para ello con el poder del Todopoderoso, lo que me basta para afirmar que es negativa para la humanidad.

      Y por último, no te ofendas, pero no me conoces como para saber lo que yo hago o dejo de hacer ante monjas o ante señoras con burka. Me parece improcedente que asumas por mi parte el comportamiento que mejor se ajusta a tus ideas preconcebidas.

      Gracias por tu visita.

      Eliminar

Opina, que es gratis.